miércoles, 8 de junio de 2016

Rodríguez Menéndez la vuelve a liar: le denuncian por estafar 120.000 €

Rodríguez Menéndez la vuelve a liar: le denuncian por estafar 120.000 €

"Una tarde, de improviso, recibimos una llamada en casa. Era la secretaria de Emilio Rodríguez Menéndez preguntando por mi padre. Le tuvimos que decir que había muerto de cáncer, hacía un tiempo ya. Se puso el propio Don Emilio. Nos envió sus condolencias. Parecía en verdad afectado. '¡Con la cantidad de hijos de puta que hay sueltos, qué pena que se haya muerto tu padre, que era un buen hombre!', dijo. Resulta que inauguraba su despacho, de vuelta a Madrid después del tiempo que pasó en Argentina [prófugo de la Justicia española], y nos invitó a mi madre y a mí. Pocas semanas después Emilio me estaba diciendo que él iba a hacer el papel de padre, que nunca me iba a faltar nada, que él sería un padre para mí... ¡Qué coño! ¡Si llegó a invitarnos a comer a mi madre y a mí el Día del Padre, en el Hotel Palace! Pero luego...".

Luego, Juan y dos amigos picaron el anzuelo: se embarcaron en 2014 en un negocio con el singular abogado y salieron, dicen, "trasquilados". En concreto, con alrededor de 120.000 euros menos en el bolsillo, según se investiga en un juzgado de Plaza de Castilla, donde le han denunciado por estafa.

De por medio, los tres denunciantes han vivido una impagable inmersión en el loco mundo del abogado condenado por atentar contra la intimidad de Pedro J. Ramírez, con documentos presuntamente inventados, amistades aparentemente ficticias ("Yo conozco mucho a Cristina Kirchner") y en general un folclore imbatible: "Te miente todo el rato. Te dice que va a viajar a no sé dónde y le pillas en la mentira. No puede cenar contigo esa noche porque ha quedado con Felipe González o con Aznar. Hace como que está hablando por teléfono con gente importante, pero en realidad el móvil está apagado. En otros momentos también te da penita. No sabe estar solo, no puede, es superior a él".

Parece que, en efecto, Rodríguez Menéndez la habría vuelto a liar.

"Cuando llegamos mi madre y yo al despacho nos tuvo una hora esperando, aquello era un besamanos enorme, hasta que apareció. 'Qué pena lo de tu padre, qué pena, de verdad', repitió varias veces. Le contamos que el cáncer se lo detectaron muy avanzado, que le llegó a afectar a los huesos, que murió fastidiado. 'Qué pena, qué pena'. Luego me preguntó que qué estaba haciendo yo en ese momento. Yo había estado cuidando de mi padre hasta su muerte, y en ese momento intentaba montar un negocio para intermediar en la venta de hidrocarburos, que mi idea era negociar en Argentina", continúa Juan (nombre ficticio; los denunciantes prefieren preservar su identidad).

"Le expliqué lo que estábamos preparando, y me dijo: 'Lo estás haciendo mal, así te pueden engañar, y además te puede denunciar tu cliente, que incluso es peor. Te la van a meter doblada. Tú necesitas alguien que te asesore. Además, yo tengo muy buenos contactos en Argentina por el tiempo que pasé allí. Conozco bien a la presidenta [Cristina Fernández de] Kirchner, y a la gente de YPF. Trae los papeles, que yo os lo hago gratis. Por mi amistad con tu padre no os voy a cobrar nada'. Era amigo de la familia desde hacía 30 años, mis padres habían cenado muchas veces con él, mi padre era forense en un juzgado... Maldito el día en que me fié».


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada